*El sastre y el pájaro

Pincha aquí para visualizarlo en PDF

Érase una vez un sastre que le decían el sastre Moragas. Era de un pueblo llamado Sin y fue a coser a Gistaín, otro pueblo cercano.

Moragas era muy trabajador y le gustaba mucho su trabajo, así que trabajo mucho durante todo el día, ya empezaba a anochecer cuando Moragas acabo de trabajar, así que decidió salir hacia su casa. Antes de irse, recibió 3 duros por el chipón que le había cosido a Marieta; aquel chipón era muy bonito, estaba lleno de colores, amarillo, verde, azul, rojo…Marieta iba a parecer un arco iris entre su rebaño de ovejas.

Como acabo tarde de trabajar por el camino se le hizo de noches.

A lo que llego al campo Picorota de Igüerra, un campo situado a mitad de camino, se engancho en una zarza.

El hombre como llevaba dineros en el bolsillo, porque le había pagado Marieta por lo que le había cosido, se pensó que le querían robar y que le habían agarrado los ladrones. Cerca de allí había una “Babieca” en un árbol y al cantar parecía que decía: -“míus, míus”.

El hombre, asustado pensando que le decían que el dinero eran de ellos, contesto: -No, no son tuyos, son míos, que me los he ganado en Gistaín cosiendo unos trajes.

Así se pasó toda la noche asta que se hizo de día y vio que no eran ladrones, que era una zarza.

Entonces, enfadado por ver lo tonto que había estado por dejarse engañar por una zarza y un pájaro dijo:

-Nunca volveré a fiarme de las apariencias sin antes estar bien, bien seguro.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s