L’ agudín de Ruin

Ilustración: Carolina de Mur

Diz que no fa guaires años i eba en este lugar una casa mui pobra mui pobra. Yera tan pobra y la suya chen tan pobrichona y runica, y bebiban tan malamén, que béteme que ¡no’n teneba ni nombre la casa!, pero toz le deziban “casa Ruin”.

Ban tener tres zagals, pero a es misaches les ba caler criar-se solos. A la mai, que ba morir de sobreparto d’el zaguer, antes d’espritar encara le bagaría de mirar-se ta es güellos d’el suyo borche chiquinín y dezir-le: “tu, ninón, rai, que fas farcha d’estar el más agudo d’es tres. En cuanto que el beigan toz, y si saben fer-te caso, quitarás a esta casa de la pobreza”. Y le ban meter Benjamín.

Asinas que les ne quedaba el pai, pero ixe ombre siempre yera anfermo y plen de malotias. Gosaba tener “el mal d’es libianos” que ye como diz que le deziban alabez a l’asma. La metá d’es diyas no’n podeba ni an tener-se plantau y no le tocaba atra que chazer en una espezie de cama suya, perque ni cama bien atrazada en teneba. Se chetaba en una chazilla feta con un ixargón enrobinau y amulliu con gargalla de pin. El caso ye que como el pai no les podeba dar garra cosa ta sacá-se la fambre, es tres zagalastros s’adedicaban a buscar-se-la como podeban.

Cuasi siempre yera el gran qui deziba t’an pegar u qué fer ixe diya ta trobar de comer, pero lo que más asobén feban yera marchar per astí per las carreras d’el lugar a biyer qué trobaban. I eba de bezes que mesmo acudiban ta bela casa a replegar es ixallos dinantes qu’es metesen ta la pastura d’es latons u es fotesen en el femer y asinas minchá-se-los ellos. Eban estau –ixo sí– bien educaus per es suyos pais en es costumbres, teneban modos y per ixo yeran güena chen y se feban bienquerer, nunca furtaban a dengún ni rapaban cosa d’otri sin pedir-la primer, u sía que no’n pillaban cosa que no les n’esen dada.

D’el zagal más chiquet se’n rediban es atros dos, y a más el gran, que siempre se’n feba la mofla. El gran yera un charrampla y el de medio bel poquet lenguatán tamién en yera. Pero el chicot Benjamín charraba poco, siempre se’n pensaba firme lo que le caleba dezir y dimpués, si le paíx, ubriba la suya boca. Pensaba que, con la fambre que pasaban, más baleba ubrí-la ta alimentá-se que ta charrar de burrufallas. Él sentiba a es atros dos pero callaba y per ixo le deziban “Benjamín el fatolín”.

Diban pasando es años y Benjamín, ya mozardo, yera farto de troballar más que dengún ta trobar comida y, a más, yera l’unico que s’alcordaba de replegar bela cosa ta’l pai anfermo.

Un diya ban tornar ta casa es tres, pero es dos grans con las mans en la pocha; no más Benjamín i trayeba bels mosez. Eba puesto aconseguir-ie zinco trozez de pan. Ban minchá-se-ne un cadagún y atro ta pai, y encara en ba sobrar un buen corrusco. Conque el gran ba escurrir una engulemada: alzá-lo ta l’atro diya y s’el mincharía qui tenese el suenio de más fayena, el más fatigoso.

A’l punto l’alba se ban dispertar es tres. Y diz el zagal gran:

-“El corrusco ha d’estar ta yo perque soi estransillau de tot; he soniau que puyabe ta’l purgatorio y que ta salir-ie tenebe que trobar la suya clau, con que no he feto que peteniar en to’l suenio”.

-“No, no, la toña pan ye ta yo -diz el segundo-. Soi escamallau, he soniau que beniba un diaple a buscá-me ta l’infierno y, claro, he esnabesau per tot fuyindo de las suyas zarpas, menudo escamallo!

Per zierto, “án ye el corrusquet?”. -”Pos yo -diz Benjamín- he soniau que como tos ne dibez la un ta’l purgatorio y l’atro ta l’infierno, ya no i tornabez… y m’he minchau el pan”.

Dimpués d’este caso, ban salir a biyer qué trobaban per ixas carreras y, a’l de tardes, se ban tornar a chuntar es tres en casa. No más Benjamín i ba amanixer con bela cosa de birolla. Trayeba dos güegos duros que le’n eban dau; la un ye ta pai (que el pobrot no’n teneba de fuerzas ni an ta dezir grazias) y l’atro… y l’atro, diz el zagal segundo: “se l’angullirá qui le trobe a’l güego la parola más bien atrazada y de más agudeza”.

Pilla el güego el gran, el truca un poquet per alto ta fé-le un foradet en la casca y diz: -“Tu yes casca cascorum de coco cocorum, primer te foratum y dimpués zamporum”.

El prene l’atro, fendo más gran el foradieco y, como si le fotese sal con es dedos, diz: -“Sal, sale sapienzia, ta yo será esta pieza”.

Total, que a la fin el pilla Benjamín, acaba de sacá-le la casca a’l güego y diz: -“Coco d’el galliner sin cascorum y saladet, consumatus est”. Y s’el fotió d’un mueso.

Diz que no se le’n farían la mofla pas, y dende alabez ya no le dirían nunca fatolín. Y en el lugar, cuan charraban d’él u se referiban a belatro que eba teniu bela salida bien cabilada, deziban “agudín, agudín como Benjamín de Ruin”.

Cuentan tamién que se ba fer luego respetar per toz y cuan bel ombre u muller teneba cualque problema correban decamín a preguntar-le-ne; siempre trobaba una soluzión anque fese gran la contumanzia. Y si dos bezins se carrañaban per una güega u per cosas d’el bistiar, él paroliando de buenas trazas, s’el miraba d’apañar. Per ixo, grazias a la suya astruzia, ba librar a casa suya de la pobreza y a es atros dos chobens de Ruin de pasar más fambre.

Ya de chobenón, las notizias d’el buen fer de Benjamín en la bal de Chistau las ba sentir el rei. Ba mandar puyá-lo a escar y se’n ba dir ta la corte d’España. Alí el rei el ba tener como “aconsellador” suyo (cargo que dimpués dirían conseller) y no’n i eba garra diya que el rei no’l querese biyer ta pedir-le bela retolica u bel consello.

Cuan ba morir ixe rei, diz que ba estar trachinando per ixes mundos fendo el bien per toz es cabos an que pasaba. Y cuan yera un golet y le ba benir la biellera, ba tornar t’aquí, ta’l suyo lugar. La suya casa yera cuasi espaldada, pero a él ¡trampis! Toz es diners que eba ganau y cabidau es ba repartir alabez a la chen más pobra d’el lugar perque deziba que no quereba llebar-se cosa ta la fuesa, pos en l’atro mundo no l’aprezisaría. Seguntes deziba, “el tresoro más gran s’alza en el tozuel y no pas en la pocha”.

Cuan ya cuasi no’n podeba ni alentar, le ban preguntar per qué quereba morir asinas dimpués d’aber-lo teniu tot. Deziba que el sentiu de la felizidá yera en saber chirar la rueda de la bida y el secreto lo resumiba en tres: naixer en cado senzillo ta aprender de ninón a sacar-se la fambre y creixer con es güellos bien ubiertos, bibir la chobentú con astruzia y morir sin enemigos y espullaus de tot como bon benir ta’l mundo.

Asinas ye como Benjamín ba tener una muerte sana dimpués d’una bida firme goyosa y feliz. Y per ixo encara s’alcuerda la chen d’aquel zagal rebirol, agudo y dispierto: l’agudín de Ruin.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s